El 25 de julio, AlPixel Games lanzó su tan esperado A Place for the Unwilling.


A caballo entre Dickens y Lovecraft, el estudio indie nos presenta su propuesta bajo la forma de una aventura gráfica de mundo abierto con un fuerte componente narrativo y una profundidad psicológica fascinante.

HISTORIA DEL JUEGO

La historia comienza cuando recibimos una carta de nuestro amigo de la infancia Henry, que se acaba de suicidar. En ella, nos explica que nos lega su fortuna y nos pide a cambio proteger a su madre Dana y a su amada Juliet. 

Además, nos invita a resolver el misterio que oculta la ciudad.


En este contexto, la premisa de una ciudad moribunda, sirve como excusa para descubrir los entresijos que esta encierra a lo largo de sus 21 últimos días.


Para lograrlo, el o la protagonista de la historia deberán sumergirse en el lore del lugar, hablar con los personajes y convertirse en alguien importante para que la ciudad se fije en ellos y así conocer sus secretos. Así, las interacciones con los NPC, ya sean a través del comercio, una charla amistosa o las misiones que estos te manden, se vuelven fundamentales y te permiten ir conociendo más a fondo el entorno en el que te desenvuelves.

APUESTA POR EL CONTEXTO Y LAS EMOCIONES

De este modo, el aspecto más destacable del juego es justamente ese, la gran cantidad de personajes que pueblan la ciudad escondida (comerciantes, maleantes, gente de alta y baja cuna, etc.), lo que la convierte en algo vivo y cambiante, lleno de sombras desconocidas y aterradoras o de caras amigas.


En cuanto a las mecánicas de “A place for the unwilling”, al principio pueden resultar algo confusas para quienes estén acostumbrados a los videojuegos de acción y tiros. Sin embargo, son sumamente simples. No hay miles de menús o complicados inventarios, ni objetos combinados ni nada por el estilo. El objetivo de esto es que podamos sumergirnos de lleno en la ciudad y su universo.


A este tipo de jugadores, totalmente respetables por supuesto, no obstante, puede resultar un poco coñazo el tener que hacer vida normal o entretenerse en comerciar y conseguir dinero mientras los días pasan y no puedes explorar tanto como te gustaría


Sin embargo, ahí está la apuesta de AlPixel Games, en el uso del tiempo (como hemos señalado, tienes 21 días), que hará que las decisiones que tomemos durante la aventura tengan un papel crucial. De este modo, la historia se vuelve rejugable (tiene 10 finales alternativos ).

ESTÉTICA

No obstante, si tuviéramos que destacar algún elemento sobre los demás, este sería el desarrollo de esa intensidad emocional creado gracias al juego con las sombras y el cuidado trazado vintage de los dibujos. Estos ayudan a configurar una historia evocadora donde las cosas no son lo que parecen a simple vista.


El juego ya está disponible en Steam, así que después de pasar por Google Play para descargar alguna de las aventuras de Memetic Games, deberías acercarte a este enlace para conseguirlo por 14 euros.